Mantenimiento del coche después del verano

El verano se esta acabando y con él se acaba la época de los viajes de vacaciones, de los estacionamientos largos al sol y de los maleteros llenos. Toca revisar y poner a punto el coche para la nueva temporada.

Durante la época de verano la mayoría de los usuarios realizan el mayor número de viajes largos por carretera y es la época en que más kilómetros se hacen al coche. Además, el calor y la acción del sol sobre las escobillas, los maleteros llenos, la suciedad acumulada o la arena de la playa, producen un desgaste y deterioro más fuerte  que en el resto del año. Así que después del verano no se debe descuidar el mantenimiento del coche.

Limpieza a fondo

Durante las vacaciones el uso más extensivo del coche provoca una mayor acumulación de suciedad y la limpieza del coche se suele relajar hasta que se terminan los días de descanso. Pero no te olvides de limpiar a fondo el coche al terminar las vacaciones, sobre todo si has estado en la playa donde el polvo y la humedad con un alto porcentaje de sal cubre todo el coche. Limpialo bien, incluyendo los bajos y también haz mucho hincapié en el interior, donde la arena y el polvo se cuelan por todas las juntas y huecos. Si el coche ha estado muy cubierto de polvo por la cercanía de la playa o por rodar por caminos sin asfaltar, una limpieza del motor (mejor si está hecha por un especialista) es una buena manera de alargar la vida de  todo lo que vincula al motor.

Niveles de líquidos

Los coches realizan muchos kilómetros en las vacaciones y no sólo es recomendable revisar los líquidos de refrigerante y lubricantes antes de partir, sino también al regresar. Si el coche consume un poco de aceite, tras el verano habrá consumido más al haber hecho más kilómetros y si hay una pequeña fuga de refrigerante, se habrá vaciado más también. Rellena también el recipiente del limpiaparabrisas para preparar la llegada del otoño.

Revisión de neumáticos

En los viajes por carretera se desgastan poco los neumáticos, se desgastan más en conducción en ciudad y en el uso diario durante el resto del año, por el mayor número de arrancadas y frenadas. Sin embargo, la actitud relajada durante las vacaciones hace a los usuarios olvidarse de mirar las presiones y controlar el estado de los neumáticos, que recordemos, es el único elemento que sujeta el coche en la carretera y el que más seguridad aporta. Así pues, tras los viajes de vacaciones es un buen momento para revisar, no sólo las presiones, sino también el estado general del neumático de forma más exhaustiva.

Cambiar limpiaparabrisas

Unos elementos del coche que se suelen deteriorar en verano son los limpiaparabrisas, tanto por el poco uso, como por la acción del sol que estropea y endurece las partes de goma. Los limpiaparabrisas son consumibles de vida limitada que hay que sustituir, preferiblemente cuando las lluvias son más abundantes, que en nuestro país es después del verano.